El testimonio de una paciente

Después de diez años que vivi sola, me decidí a volver a casa de mis padres. Pero esta decisión parecía un revés y me estaba molestando.

Cuando llegué a la oficina del psicólogo y terapeuta corporal Janos Andreas Geocze en São Paulo, me dijo que necesitaba tener mi columna vertebral alineada antes de empezar con Calatonia: “Usted se proyectan hacia adelante como si estuviera llevando el mundo sobre sus hombros.” De hecho yo lo hacia.

El Calatonia consiste en una secuencia de toques suaves a las extremidades del cuerpo, los pies o las manos, preferiblemente los pies. Acostado sobre una mesa de masaje, mi única tarea era mantener los ojos cerrados y los brazos paralelos al cuerpo.

Mientras tanto, Geocze comenzó a tocar sutilmente mis dedos de los pies. “El contacto tiene que ser muy ligero, como si estuviera sosteniendo una burbuja de jabón”, explicó. Aún así, mi sensación era que mis dedos estaban tirados y un fuerte mareo me impedía mantener los ojos cerrados de forma continua.

El mareo se redujo cuando el contacto se trasladó desde los dedos hasta la planta de los pies, talones y tobillos, y eso me hizo un poco más relajado. Una sesión de Calatonia se supone que debe durar 27 minutos, pero la gente que sufre de ansiedad (como yo!) en su primera sesión sólo reciben nueve minutos de tratamiento.

Aun así, parecía haber durado una eternidad. Fui por segunda sesión (18 minutos) a la semana siguiente. Esta vez, me sentí cosquilleo en el lado izquierdo del cuerpo. Pude relajarme más y el sueño incontrolable me venció al final de las dos sesiones. Mis problemas comenzaron a ocupar menos espacio en mi mente y, en ambas ocasiones, a pesar de que soy un insomne, dormí como un tronco por la noche.

El psicólogo dijo que las reacciones durante y después de la sesión son muy personales. “Los estímulos táctiles son hechos de una manera sencilla y apacible.  La intención es dejar que el paciente gane conciencia de sí mismo. Es por eso que no hay distracciones con los estímulos externos como la música”, dijo.

Estos insights (que vienen de la tomada de auto-conciencia) se trabajan junto con la psicoterapia, y asi ayudan a disminuir el estrés, la ansiedad, el insomnio y aliviar las articulaciones también.

Me di cuenta de que me puse a reflexionar como mis emociones estaban entumecidas. Aunque suene cliché, la Calatonia me ayudó a aligerar y hacer frente al mundo, que no siempre es ‘rosa’, pero puede tener un color especial dentro de nosotros.

Traducido del original en portugués
http://vidasimples.uol.com.br/noticias/compartilhe/conforto-em-toques-sutis.phtml#

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •